Asociación de Veteranos de Dragados

Pinche en las letras para adaptar el tamaño del texto

Públicas:617277

Privadas:6349

 

 TERTULIA DE ARTE - A30 GUSTAV KLIMT. E.Cabellos

Categoría: Historia
Fecha: 04/10/2021

 

Gustav Klimt,1862-1918,es la figura emblemática del Art Nouveau centroeuropeo que, a su vez, es el dinamizador de toda una forma de entender la vida, produciendo una nueva sociedad. Es seguramente la personalidad que mejor caracteriza el cambio de siglo, que transforma un mundo de fuerte estratificación social, convenciones políticas y sociales, y vida basada en tecnologías similares a las de siglos precedentes, en algo totalmente diferente.

En Europa hay dos polos del arte y la cultura, París y Viena. La capital imperial se mira a sí misma, a su poder y grandeza, y no necesita buscarse fuera de sus fronteras, ni abrirse a tendencias extrañas, mientras la capital francesa, a pesar de la derrota de 1870, se abrió al mundo, buscó colonias en todos los continentes, y tal apertura la convirtió en la Meca de muy diversos artistas que, después del post impresionismo, se abren a mil tendencias: simbolismo, puntillismo, Nabis, fauvismo, expresionismo, cubismo, futurismo e incluso la abstracción (puestos, más o menos en orden cronológico). Y también al Art Nouveau, como tendencia que en Viena es la “Sezession”, con Gustav Klimt como su presidente, que le encarga al arquitecto Olbricht, del taller de O. Wagner un museo con un lema que es todo un programa hacia todas las metas: “A cada tiempo su arte, a cada arte su libertad”. En cada época el concepto de arte es diferente, y el arte necesita un mundo que acepte nuevos criterios y otros condicionamientos.

En la Viena del cambio de siglo coinciden Freud (1856-1939), Mahler (1860-1911), R. Strauss (1864-1949) que mantiene la estética de Wagner (1813-1883), Schönberg (1874-1951), en maridaje de artes y ciencias, mientras eclosiona el modernismo vienés con los arquitectos Otto Wagner (1841-1918) y Joseph MariaOlbrich (1867-1908) como reacción a los historicismos, con su realismo ornamental. O. Wagner será modelo del español Antonio Palacios (1874-1945). Viena tiene como figura mítica a Klimt, que trasciende los límites con resonancia internacional.

El final del s. XIX contempla una segunda revolución industrial, al tiempo que otra de carácter anímico y filosófico (sus emblemas serían Henry Ford y Sigmund Freud). En el mundo artístico el impresionismo yace agotado en el entorno francés, mientras surgen nuevas formas de entender el arte. Mientras ellas son sistemas de representación, el Art Nouveau es una nueva visión del mundo en donde se expresa la belleza de la naturaleza vegetal y sus arabescos del “coup de fuet”, la sensualidad femenina hasta el erotismo, en un modo exótico de alta subjetividad. Coincide con la nueva sociedad más abierta de “la Belle Époque”, las parisinas que se ponen pantalones, y el desnudo, solo aplicado antes al tema mitológico, se muestra en las damas de la nueva sociedad.

Klimt acostumbra a poner el punto de vista muy bajo, casi en el suelo, mujeres de gran melena, vestidos geométricos muy decorados, con gran profusión de dorados, fuertes escorzos, cuerpos retorcidos, pintura triste y melancólica, poco color y mucho dorado, color apagado. Mujer muy sensual, de figura alargada, sinuosa, con boca entreabierta, anhelante. Su paisaje, que aparece poco, oscila entre el puntillista o el abigarrado de Monet, y las formas potentes de van Gogh. Más que paisaje lo que representa son fondos que no explican nada, solo son integración con el motivo. Es pintura esquemática de rotundos contornos, poco realista y sin sombras al quedar inundada de una falsa luz. En este aspecto coincide más bien con el cubismo, surrealismo y la posterior abstracción. Todo lo idealiza en un mundo de alta densidad con tonos dorados de pan de oro. Klimt es muy decorativista y opulento mientras sus discípulos Egon Schiele 1890-1918 y Oscar Kokoschka 1886-1980 son expresionistas dramáticos y violentos. Klimt siempre pinta el rostro en vista frontal, aunque el cuerpo aparezca de perfil; con el cuello cubierto por lazos, pañuelo o gran collarín. En la Viena imperial exhibe su gran riqueza con abundantes aplicaciones de pan de oro o plata, esparcidos por vestidos y fondos como estrellas o puntos de luz. Crea fondos con personalidad propia que nada tienen que ver con el tema o personaje principal.Después de Klimt el fondo se ha independizado del asunto y actúa de modo independiente. En esto coincide con Picasso casi en los mismos años.

Todo ello se funde con el substrato del poderoso imperio Austro-Húngaro, de fastuosos palacios, riqueza que se externaliza con gran visibilidad, al tiempo que S. Freud incursiona en la mente, describe una nueva teoría sobre el comportamiento del cerebro (en 1899 publica Interpretación de los sueños) proponiendo una mucho más abierta sexualidad. Todo ello lo vemos en muchas obras de Klimt con su carácter onírico, con personajes misteriosos, y un nuevo tipo femenino de complicado entendimiento.

Klimt es el simbolista austriaco por antonomasia, y uno de los más conspicuos representantes del movimiento modernista de la “Sezessión” vienesa. Pintó lienzos y murales con un estilo personal muy ornamentado, que también manifestó a través de objetos de artesanía, como los que se encuentran reunidos en la Galería de la Sezessiónen Viena. Intelectualmente afín a cierto ideario romántico, Klimt encontró en el desnudo femenino una de sus más recurrentes fuentes de inspiración. Sus obras están dotadas de una intensa energía sensual, reflejada con especial claridad en sus numerosos apuntes y esbozos a lápiz, en cierto modo herederos de la tradición de dibujos eróticos de Ingres y Rodin, este último de una sexualidad mucho más atrevida y perturbadora, que fallece de la misma gripe.La obra de Klimt fue una importante influencia para su compañero más joven, Egon Schiele.

Tuvo un éxito especial con las pinturas de su 'fase dorada', muchas de las cuales incluyen pan de oro, que en los últimos años han alcanzado en subastas precios disparatados de más de 100 M€. También sufrió algunos rechazos como en el techo del Gran Salón de la Universidad de Viena, de 1900, que fueron criticadas como pornográficas. Otras obras famosas son: murales del Burgtheater, Nuda veritas, el friso Beethoven, decoración del palacio Stoclet, Judith, Serpientes acuáticas, Danae, Adele Bloch-Bauer, El Beso, la Vida y la Muerte. Algunas obras y bellos detalles decorativos son poco visibles por estar a gran altura, casi invisibles.

En 2012, sesquicentenario de Klimt, viajamos a Viena que había preparado toda clase de facilidades con pasarelas en el aire que permitían disfrutar de las mil sorpresas y maravillas en las alturas de ciertos edificios. Descubrimos como aparecía por doquier su obra, a veces decorando lugares casi imposibles, pero que su conmemoración puso en valor y visibilidad.

Klimt no creó escuela de su barroquismo recargado. Tiene los mejores fondos de verdadera abstracción que enmarcan a la mayoría de sus obras. Después de la segunda Guerra Mundial es olvidado, mientras la Bauhaus es la negación del adorno, triunfa la línea pura y solo se favorecen las formas geométricas.

Klimt muere con la llamada gripe Española, también llamada Soldado de Nápoles, Spanish Lady o Enfermedad de Moda, y le acompañan Auguste Rodin, Otto Wagner, Renoir, Waterhouse, Eugenio Lucas Villamil, Egon Schiele, César Cui, Arrigo Boito, Rugero Leoncavallo, Debussy, G. Apollinaire, Edmond Rostand y seguro que me olvido de otros muchos famosos.

 

 

 

 

 

Volver

© 2006 Asociación de Veteranos de Dragados

Todos los derechos reservados Términos de uso - Privacidad - Aviso Legal