Asociación de Veteranos de Dragados

Pinche en las letras para adaptar el tamaño del texto

Públicas:504389

Privadas:6278

 

 EL CRISTO DE MEDINACELI PASEA POR MADRID ENTRE EL FERVOR Y LA ALEGRÍA - Agustín del Pino

Categoría: Colaboraciones
Fecha: 09/10/2019

La AVD  al lado de nuestras tradiciones.

Hay que felicitar calurosamente  a la Archicofradía de Jesús de Medinaceli por el éxito que ha supuesto la procesión extraordinaria – la tercera en la historia- organizada para  celebrar el LXXX Aniversario de su regreso a Madrid, en mayo de 1939, tras su exilio en Ginebra durante la  Guerra Civil.  Todo el recorrido estaba abarrotado de público, incluso a la una  de la madrugada cuando el trono entró en su  Basílica  de la calle  Duque de Medinaceli. Más de seis horas duró el trayecto que había salido de  la Almudena,  incluido el emocionante encuentro con la Virgen de la Soledad a las puertas de la Iglesia de las Calatravas. Hubo saetas  a cargo de renombrados artistas como  Juan Peña,  Diana Navarro y Manuel Cuevas. Telemadrid se  portó: siete horas de retransmisión al pie de cámara. Todo un éxito.

Historia de la imagen de Jesús de Medinaceli

La imagen, de 1,73 m. de altura,  es de autor desconocido probablemente  discípulo de Juan de Mesa, imaginero sevillano. Se talló a principios del siglo XVII y su primer destino fue  la  parroquia  de Mámora,  en el norte de África,  bajo dominio español.  Posteriormente, y tras ser ocupada por los musulmanes, la imagen fue profanada. Los mercedarios pagaron por su rescate y fue trasladada a Madrid en 1682 siendo recibida con una gran procesión.  Al pertenecer la iglesia a los Duques de Medinaceli popularmente se le añadió ese “apellido”. Es una  imagen considerada como muy milagrosa y cuenta con decenas de  millares de devotos, no sólo en Madrid. Trescientas cofradías de Jesús de Medinaceli –muchas de ellas ayer presentes- siembran el territorio español.

En el invierno de 1937, la talla se libró de las llamas milagrosamente- y nunca mejor dicho- en una  época en que la quema de iglesias y  de santos era deporte popular. La imagen pasó a la Junta de Incautación y Protección del Patrimonio Artístico (nótese lo de “incautar”).  Así, junto a una gran parte de los cuadros del Museo del Prado, salieron de Madrid para hacer  el recorrido   Valencia, Barcelona, Francia y Suiza.  Jesús de Medinaceli fue depositado en febrero de 1937 en la Sede de las Naciones de  Ginebra. La guerra civil acabó el 1 de abril de 1939. El 10 de mayo de ese mismo año – transcurrido poco más de un mes- la talla volvía a Madrid tras la gestión eficaz de Fernando Álvarez de Sotomayor, pintor afamado y recién nombrado director del Museo del Prado. Eso es lo que celebramos  jubilosamente  80 años después.

Volver

© 2006 Asociación de Veteranos de Dragados

Todos los derechos reservados Términos de uso - Privacidad - Aviso Legal